La extraña muerte de la critica de arquitectura

25.2.16

Este es el título del libro póstumo de Martin Pawley, uno de los críticos británicos de la segunda mitad del siglo XX, junto con Reyner Banham y J. M. Richards, y expresa un hecho inquietante: la crítica de arquitectura, tan influyente hace pocas décadas, hoy tiene un papel irrelevante.


The Strange Death of Architectural Criticism. Martin Pawley, Collected Writing

Justamente sobre este libro, Josep Maria Montaner escribió en el 2012 un articulo en el diario El País, definiendo el porque la arquitectura tiene menos papel decisorio con relación al que tuvo en el periodo de entreguerras y en la posguerra.

Josep María Montaner, hablando sobre el libro. 


A continuación, replicamos el articulo de Josep María Montaner:

"En el caso de la crítica de arquitectura se suman dos crisis, la cultural y la propia. Se enmarca en el fenómeno más general de la pérdida de papel representativo de los intelectuales progresistas, que, aunque existan, tienen menos posibilidades de expresarse en los medios que hace unos años. Y en el terreno de la arquitectura, la mala salud se percibe hoy mucho más al compararla con su periodo dorado, entre los años sesenta y ochenta, con figuras como Manfredo Tafuri, Aldo Rossi, Colin Rowe o Kenneth Frampton, yendo desde el espectro más radical y marxista hasta el más formalista, nostálgico y defensor de la autonomía de la arquitectura.


También se suma que el mismo saber de la arquitectura ha perdido papel decisorio y de liderazgo con relación al que tuvo en el periodo de entreguerras y en la posguerra, en que las políticas de vivienda, inspiradas por arquitectos, sentaron las bases del Estado de bienestar. Hoy la arquitectura y el urbanismo son serviles a los objetivos financieros e inmobiliarios, y tienen escasa iniciativa para plantear alternativas a lo que imponen los intereses dominantes. A este descrédito han colaborado la complicidad con la especulación, la corrupción y el alarde de poder.

Hay más factores que explicarían esta muerte tan hegeliana decretada por Pawley: lo que queda de la crítica está dominado por la cultura angloamericana, que sigue definiendo posiciones, como la poscrítica, los tecnoadministradores o los neopragmáticos. Y en este punto de inflexión, Peter Eisenman, con su negatividad, y Rem Koolhaas, con su pragmatismo, han potenciado la dispersión. En Europa quedan pocos focos de la crítica, más allá del grupo editorial de la revista Lotus en Milán y de facultades de arquitectura como la de la Delft University of Technology.

Otro factor que influye en la consistencia de la cultura crítica es que el mundo de Internet ha potenciado un panorama con innumerables protagonista, sin los referentes míticos de otras épocas, como Karl Kraus, Jean Paul Sartre y otros. Hoy proliferan los intelectuales, por suerte, con más mujeres y con procedencias no eurocéntricas; se consolidan nuevas corrientes ecologistas, feministas y queer, pero su influencia y alcance quedan reducidos a ciertos ámbitos.

En el caso de Cataluña, el desinterés por la teoría es manifiesto y recurrente. La crítica y la historia la han escrito los mismos protagonistas, que se incluyen a sí mismos en sus escritos, como Oriol Bohigas o Helio Piñón; algo que sería inadmisible en otros campos artísticos. El gran teórico que tuvimos, Ignasi de Solà-Morales, es reconocido aquí por su gran personalidad y por ser el arquitecto del Liceo, pero no por el peso de su propuesta crítica, de alcance internacional. Somos un país que alardea de su pragmatismo y que no valora la actividad de la crítica. Por eso, los arquitectos profesionalistas y ambiciosos han creado sus propias agencias, lobbies y blogs, intentando medrar repartiendo placebo de crítica. Sin embargo, no habrá manera de conceptualizar, proponer alternativas y replantear la arquitectura si no se piensa desde la historia y la crítica.

Las nuevas teorías han de partir de otras coordenadas: rechazo a la pretendida autonomía de la arquitectura, sintonía con los medios de comunicación y con las posibilidades de las industrias locales, incorporación de los nuevos modos de trabajo colectivo y de cooperación. Se ha de avanzar en procesos en los que la abstracción recurre a mecanismos versátiles, como los diagramas; la arquitectura se centra en la vida y en la experiencia, y se reencuentra la vertiente activista y experimental que tuvo en otros momentos de transformación.

Cierta crítica está muriendo al mismo tiempo que ciertas premisas de rigor, honestidad y espíritu crítico no se valoran, pero van a surgir otras, imprescindibles para superar este panorama de imposturas, trivializaciones, autoelogios y fórmulas caducas."


Para terminar y para no deprimirnos pensando en que toda la critica arquitectónica esta caduca o muerta, los dejo con el vídeo de una conferencia del mismo J.María Montaner titulada:"Repensar la critica de arquitectura, de la edad de oro al nuevo pragmatismo":



Le Corbusier por Le Corbusier - Documental de la Fondation Le Corbusier (1987)

15.10.15



Este documental ofrece la posibilidad de escuchar a Le Corbusier, por un poco más de dos horas, haciendo un repaso de su desarrollo intelectual y profesional; de sus intereses, sus proyectos y las obras que realizó a lo largo de su vida. Entre otros temas, lo escuchamos referirse a su formación (fuera de la academia, como insistía en subrayar), sus escritos (como los de la revista "L'esprit nouveau", donde surgió el apelativo Le Corbusier), su interés por la pintura y la escultura, sus diseños de ciudades enteras que no se construyeron y, por supuesto, sus obras arquitectónicas realizadas: desde su primera casa hasta los grandes proyectos como la Unidad Habitacional de Marsella, el Edificio de la Alta Corte Judicial, en Chandigarh, o la capilla de Notre Dame du Haut, en Ronchamp.




A pesar de las deficiencias que presenta esta versión del documental (principalmente, la falta de algunos minutos del comienzo y que los subtítulos tienden a simplificar en exceso lo que se dice en francés), es un material valioso, digno de ser consultado.



A continuación el documental, espero lo disfruten tanto como lo hice yo: 


El Manifiesto Incompleto de Bruce Mau

14.10.15

Bruce Mau Design es una empresa que se autocalifica como un estudio de diseño de cultura y negocios. Según se consta, está compuesto por expertos de las más diversas prácticas, como de la ciencia, las comunicaciones, la filosofía, la psicología, la economía, la arquitectura, el marketing y las artes. Se consideran que son diseñadores, visionarios, futuristas, activistas y con ciudadanía global.

Además de ser un creador hiperactivo, Bruce Mau es también un activista ecológico que considera que la tecnología sirve –y debe servir- para permitirnos operar económicamente dentro de los ecosistemas sin producir daños o efectos negativos en el medio ambiente. 

Ha fundado además el Institute Without Boundaries (―Instituto sin fronteras‖), un programa de postgrado que se basa en el ―aprender haciendo‖ (learn-act) a través de pasantías remuneradas y no remuneradas en su estudio, que tiene convocatorias anuales para personas de todo el mundo. Los proyectos del instituto formaron parte de la que ha sido considerada como la exposición y el proyecto más innovador que se ha hecho en el mundo del diseño: la exposición Publicaciones e-books 51 global itinerante Massive Change, una plataforma que reflexiona sobre el futuro del diseño en el mundo.

Desde su trabajo (ha diseñado la conocida serie de libros del arquitecto holandés Rem Koolhas y ha trabajado también con Frank Ghery, a quien considera su mentor), Bruce Mau se ha inspirado siempre en empujar a las personas a reformular sus ideas preconcebidas sobre el diseño, para pensar finalmente en lo que el diseño puede lograr. Mau tiene muy claro que el diseño –como la psicoterapia y nuestro trabajo- puede cambiar la realidad mediante el aprendizaje y la acción, teniendo una disposición central en la solución de problemas



Según comentan en su sitio web el objetivo que persiguen es diseñar el futuro, diseñar el cambio, orientando a la acción pertinente. Consideran que no se trata tanto de operar en el mundo del diseño, como de diseñar el mundo.



El Manifiesto Incompleto de Bruce Mau reúne un grupo de estrategias de diseño y motivación para desencadenar la creatividad. El mundo contemporáneo será siempre un mundo de supervivencias que puede destilar pequeños espectros que nos acompañen en el largo camino de nuestro desarrollo profesional e (in)depedencia laboral. Cada día inventamos cosas, las ponemos en práctica, las descubrimos y distribuimos, cambiando la forma en que vivimos. Somos terapeutas, consultores, asistentes sociales, educadores y operadores públicos. Cocreamos mundos distintos con personas que sueñan. Un Arquitecto diseña, un diseñador diseña, un pintor diseña, un escritor diseña, un fotógrafo diseña…un terapeuta diseña. Lo que quiso compartir Bruce Mau con el manifiesto es lo que deseamos compartir hoy: un sueño, el sueño de una visión.

A continuación los 43 puntos de este manifiesto: 









































Pueden descargarse el manifiesto original en: http://www.brucemaudesign.com/incomplete_manifesto.html

Las imagenes vienen gracias a: El Eternauta estupido




 

Libro que estoy leyendo

Libro que estoy leyendo
PENSAR LA ARQUITECTURA - Peter Zumthor

Seguidores